Ir al contenido (Oprimir enter).
Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Skip Navigation Linksinfografias
 

 Las Comunidades Negras, Afrocolombianas, Raizales y Palenqueras también construimos el perfil definitivo de la Nación

 
 
Foto: @juandavidpadillavega / MinCultura
Compartir en:

 
El proyecto ‘Diáspora Africana en Colombia’ tiene como objetivo central incidir por medio de un proceso político-cultural en el reconocimiento, justicia y desarrollo de la participación de la población afrocolombiana en la construcción de la Nación.


El Ministerio de Cultura está comprometido en contribuir en el proceso de transformación, percepción colectiva, la estigmatización, y exclusión cultural que históricamente la Diáspora africana en colombiana ha estado inmersa. Con este propósito se proyecta la implementación de esta iniciativa denominada ‘Diáspora Africana en Colombia’, en el marco de los avances constitucionales y legales existentes a nivel internacional y nacional especialmente con base en la declaratoria Decenio Internacional de los Afrodescendientes’ promulgado por las Naciones Unidas.  
Se parte de la necesidad de generar acciones de creación, recreación e innovación de la diversidad e identidad cultural de las comunidades, teniendo en cuenta formas sostenibles de su propio modo de vida. 

Para fomentar dichos procesos, se promoverá la participación de las comunidades y sus procesos sociales y culturales fomentando y fortaleciendo el emprendimiento cultural como estrategia para garantizar la apropiación de los diversos procesos q en el marco de la iniciativa surjan en los territorios a nivel nacional. De igual forma, el proyecto fomenta la visibilización de las comunidades afrocolombianas de todo el país, incluso aquellas que no se adhieren a las estructuras étnicas protegidas en el marco de la Ley 70 de 1993*,  entendiendo que la Diáspora Africana ha influido en la constitución de múltiples relaciones sociales de carácter urbano y rural a nivel nacional.

Este proceso inicia en Cartagena, por ser el punto de llegada y encuentro de la Diáspora africana en Colombia. Por medio de un circuito que conecta varios espacios patrimoniales se articulará un recorrido que irá visibilizando el relato que da cuenta del aporte de la Diáspora africana en la construcción de la sociedad y la nación.

Desde esta perspectiva, el proyecto se propone reconocer las memorias vivas de la población afrocolombiana y su participación en la construcción de la nación y el territorio colombiano, fortaleciendo las manifestaciones asociadas al patrimonio cultural y fomentando el desarrollo de emprendimientos culturales que repercutan en mejores condiciones de vida a productores culturales y comunidades afrocolombianas.

El proyecto se desarrollará a partir de tres acciones macro. En primer lugar, se propone reconocer las memorias vivas expresadas en los saberes y oficios tradicionales de las comunidades afrocolombianas, memorias entendidas como un reflejo de la creatividad cultural, los valores sociales y las formas de resistencia a la exclusión social y la discriminación que las comunidades afrocolombianas han configurado y transmitido por generaciones a lo largo de todo el territorio colombiano. Para esto se desarrollará un proceso de investigación participativa que vincula comunidades a las afrocolombianas en conocimiento y reflexión sobre cómo se expresan y trasmiten esos saberes y oficios tradicionales, identificando estrategias para su fortalecimiento y el desarrollo de estrategias de planificación que permitan potenciar emprendimientos culturales. 

El segundo eje de acción se orienta a la activación social de bienes inmuebles patrimoniales en la ciudad histórica de Cartagena de manera que sean apropiados por la población afrocolombiana y funcionen como talleres de conciencia, recreación de los oficios y emprendimiento cultural. El proceso de restauración, recuperación o adecuación de los bienes patrimoniales permitirá implementar una estrategia de formación para el trabajo a jóvenes afrocolombiano en situación de vulnerabilidad, para lo cual se cuenta con la Escuela Taller de Cartagena como socio estratégico. 

Finalmente, el proyecto busca contribuir directamente a mejorar la calidad de vida de las comunidades afrocolombianas promoviendo el fortalecimiento y sostenibilidad de las iniciativas de emprendimiento cultural, para lo cual se dispondrá de la red de espacios patrimoniales de Cartagena para potenciar la circulación de esos bienes y servicios culturales afrocolombianos. El proyecto apoyará el desarrollo de planes de sostenibilidad que vinculen productores de bienes y servicios culturales, fortalecerá las capacidades de los emprendedores culturales y definirá estrategias de promoción y comercialización articuladas a la red de espacios patrimoniales en Cartagena.  

Con esto en mente, el Ministerio de Cultura logró una alianza importante con la OIM y la Escuela Taller de Cartagena para poner en marcha el primer espacio del circuito de la Diáspora, en el Baluarte San José de Getsemaní. El proyecto se lanza hoy en el histórico barrio de Getsemaní, a partir de una reflexión sobre la resistencia y la libertad. Getsemaní, es un barrio que a través de los oficios ancestrales como la carpintería, albañilería y el trabajo artesanal generaron la inserción social de los negros y mulatos libres y no se puede dejar de reconocer su labor fundamental en el esfuerzo por lograr la independencia de Cartagena. En ese Baluarte, restaurado en el marco de un programa de formación técnico-laboral para jóvenes en situación en vulnerabilidad Cartagena, se recreará las gestas de resistencia y libertad de las comunidades negras, afrocolombianas, palenqueras y raizales, celebrando también las cocinas tradicionales afrocolombianas y las memorias de resistencia que se encuentran en las recetas, las técnicas y los utensilios que son empleados en un espacio de formación y emprendimiento cultural basado en el patrimonio culinario. 

Así el proyecto avanzará en esta dirección ampliando la red del circuito en otros bienes inmuebles patrimoniales en la ciudad de Cartagena y su zona insular, donde se espera también abrir espacios de reflexión sobre otros elementos fundamentales del patrimonio cultural e histórico de los afrocolombianos como son los procesos de construcción de territorio y organización comunitaria, los saberes asociados a la navegación fluvial y marítima, la participación en el enriquecimiento de la literatura y la tradición oral del país, la creación artística, la consolidación de paisajes sonoros y dancísticos y la expresión de una estética corporal propia que refleja la reivindicación y el orgullo de un pueblo que se autorreconoce afrodescendiente. 

En esa misma ciudad, se llevará a cabo el lanzamiento a nivel nacional del proyecto ‘Diáspora Africana en Colombia’, el próximo 21 de mayo, en el marco del Día de la Afrocolombianidad. Cabe destacar que esta actividad hace parte fundamental de la proclamación del Decenio Internacional de los afrodescendientes (2015-2024) por parte de la Asamblea General de las Naciones Unidas, cuyo tema central es “Afrodescendientes: reconocimiento, justicia y desarrollo”.

La Constitución de 1991, a través de la promulgación de la Ley 70 de 1993, marcó una hoja de ruta para avanzar en el respeto y la dignidad de la vida cultural de las comunidades afrocolombianas. Dicha Ley reconoce la ascendencia afrocolombiana como fuente de una cultura propia, una memoria histórica compartida y con una dinámica propia de transmisión de tradiciones, tecnologías y saberes dentro de la relación campo-poblado. Veinticuatro años después de este avance, en el cumplimiento de los derechos y la reparación para las comunidades afrocolombianas, el Ministerio de Cultura le apuesta a este marco de reivindicación por medio de un macro proyecto  político-cultural denominado ‘Diaspora Africana en Colombia’. 

* LEY 70 DE 1993. “…tiene como objeto reconocer a las comunidades negras que han venido ocupando tierras baldías en las zonas rurales ribereñas de los ríos de la Cuenca del Pacífico, de acuerdo con sus prácticas tradicionales de producción, el derecho a la propiedad colectiva, de conformidad con lo dispuesto en los artículos siguientes. Así mismo tiene como propósito establecer mecanismos para la protección de la identidad cultural y de los derechos de las comunidades negras de Colombia como grupo étnico, y el fomento de su desarrollo económico y social, con el fin de garantizar que estas comunidades obtengan condiciones reales de igualdad de oportunidades frente al resto de la sociedad colombiana…”


Cerrar X
Compartir con un Amigo