Ir al contenido (Oprimir enter).
Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Skip Navigation LinksEl-cuento-es-el-rey-secreto-de-la-narrativa-Ignacio-Padilla
2014-11-21
Premio Hispanoamericano de Cuento Gabriel García Márquez

El cuento es el rey secreto de la narrativa: Ignacio Padilla

 
Foto: Milton Ramirez, Fotógrafo Grupo de Divulgación y Prensa MinCultura / @fotomilton
Compartir en:

 
Integrante del Jurado del Premio Hispanoamericano de Cuento Gabriel García Márquez, Ignacio Padilla, se refirió a algunos aspectos del género, que honra junto al brillante autor, el Ministerio de Cultura y la Biblioteca Nacional de Colombia.

Por
Juan Carlos Millán Guzmán
Grupo de Divulgación y Prensa
Ministerio de Cultura 

Poco antes de conocerse el nombre del ganador del Premio Hispanoamericano de Cuento Gabriel García Márquez en su primera versión, el escritor mexicano conversó sobre algunos aspectos de un galardón que no solo constituye un estímulo sin precedentes a la labor de escritores y editoriales, dotado con una bolsa de US 100.000 dólares, sino que además servirá como renovado impulso al exigente género literario.

Licenciado en Comunicación de la Universidad Iberoamericana, Maestro en Letras Inglesas de la Universidad de Edimburgo y Doctor en Filología Hispánica de la Universidad de Salamanca, la obra narrativa, ensayística y dramatúrgica de Ignacio Padilla ha sido traducida a más de veinte idiomas, además de ser reconocida por diversos premios nacionales e internacionales, como el Primavera 2000 por Amphitryon; Juan Rulfo y La Otra Orilla, por El daño no es de ayer. La revista francesa Lire lo destacó entre los cincuenta escritores más importantes del nuevo siglo.
 
¿Cuál es su opinión respecto a la determinación del Ministerio de Cultura y la Biblioteca Nacional de Colombia en crear este Premio?
 
Me parece una decisión muy acertada, porque a pesar de que todos conocemos respecto a la reticencia de Gabriel García Márquez en recibir cualquier tipo de reconocimiento después del Premio Nobel, autorizó que su nombre fuera precisamente el que sirviera para identificar este Premio Hispanoamericano de Cuento. Cosa que hizo con mucho gusto, porque se trataba de un reconocimiento a este género literario que es único en su tipo.

De manera que no solo se le hace un merecido homenaje a Gabriel García Márquez como cuentista, sino que además proyecta al cuento de una manera que es de destacar en un siglo donde todos debemos reeducarnos para apreciar este género literario. 
 
¿Cuál es la importancia del cuento dentro de los diversos géneros literarios?
 
El cuento es la raíz de la narrativa y es el que más estrechamente ligado se encuentra a la oralidad; es el género narrativo que más exigencias plantea en su lectura, y por tal razón siempre será el menos divulgado en la modernidad. 

No obstante, el cuento siempre será el rey secreto de la narrativa, y eso es particularmente claro en la gran tradición latinoamericana, en la que tenemos una magnífica novelística que no se comprendería si no fuera por la influencia de los grandes cuentos que se han producido en esta parte del mundo. 
 
¿Cuáles son las principales razones para que el cuento ocupe este lugar, dijéramos tan discreto?
 
El cuento comenzó a verse marginado desde el surgimiento de la novela moderna; transformación que ocurre a partir del Quijote de 1605, en la que un conjunto de cuentos conforman una novela mayor, que desplazan el género hacia una relativa oscuridad.

Situación que se ha mantenido hasta ahora, si bien debe considerarse el hecho de que se hubiera cultivado con relativo éxito a lo largo del siglo XIX, debido a la existencia de publicaciones periódicas que hoy han desaparecido, sumado al hecho de que los lectores –quizá un poco en procura de buscar una salida al vértigo de la vida cotidiana-, están buscando novelas que los sustraigan del ritmo vertiginoso que impone este siglo.

Sin embargo, géneros como el cuento o la poesía siempre serán mucho más exigentes que la novela, y por lo tanto tendrán muchos menos lectores; situación que determinará en buena medida el interés de los editores.
 
¿En qué medida puede contribuir este Premio Hispanoamericano de Cuento a cambiar ese estado de cosas?
 
Las editoriales solo se van a interesar en publicar cuentos en la medida que los lectores se lo exijan, de tal manera que este Premio es una invitación a que los escritores de cuentos retomen la iniciativa de escribir volúmenes de carácter unitario, para que sus obras se conviertan en libros y no en cajones de sastre; además de convertirse en la posibilidad de reeducar al lector para que sea capaz de volver a leer cuentos.

En el momento en que tanto escritores como lectores lleguen a un acuerdo sobre el hecho de que se puede y se deben leer cuentos con el debido rigor, los editores también descubrirán que hay un mercado para el género.
 
¿Cómo hacer para reeducar a estos nuevos lectores?
 
Mi trabajo, no solo como escritor, sino también como promotor de la lectura, siempre ha estado encaminado a que se aprecie el género. Existen revistas especializadas, como la que dirigió el propio Mempo GiardinelliPuro Cuento (1986-1992)-; en mi caso, yo coordino todos los años el encuentro internacional de cuentistas de la Feria de Guadalajara, donde procuro que los escritores lean en voz alta sus cuentos. 

Eso ha ido generando un público muy entusiasta que se ha ido cultivando en la lectura del género, y es la evidencia de que se puede; aunque se trata de una labor muy lenta que nunca va a tener un carácter masivo, no debería serlo, y está muy bien que tenga un carácter selectivo.
 
¿Existe un ambiente ideal para leer cuentos?
 
Creo que la narrativa en general no requiere de tanta ambientación como la lectura de poesía, sin embrago si exige el mismo empeño y concentración. Uno puede distraerse mientras lee una novela, pero rara vez puede hacerlo con un poema o un cuento, y creo que más que otra cosa se requiere de un poco de tiempo y concentración. 

La novela siempre va a parecerse más a la realidad, el cuento en cambio siempre será una quijotada que va a tender a lo fantástico y a sustraerse de ella; de tal manera que siempre será mucho más fácil leer una novela en una playa que un cuento o un poema.
 
¿Cuáles han sido esos autores de cuentos que lo motivaron a escribir?
 
Desde luego está García Márquez y Juan Rulfo, quienes como cuentistas fueron los primeros que me impactaron y comenzaron a formarme como lector y escritor; también está la novela breve, y particularmente Aura de Carlos Fuentes, entre las que me condujeron a ese gran maestro del género que fue Jorge Luis Borges, y todos los demás autores que orbitaban a su alrededor: Juan José Arreola o Augusto Monterroso –para el caso de Latinoamérica-, que por me conduce a Felisberto Hernández o Macedonio Fernández.
 
Junto a Horacio Quiroga, me parece que Macedonio Fernández son los grades fundadores del cuento latinoamericano contemporáneo que llega hasta Ricardo Piglia. Están también, por supuesto, los cuentos de Herman Melville, Edgar Allan Poe, Guy de Maupassant o Anton Chéjov; si bien es cierto que tampoco se debe olvidar a que el género tiene su gran canon en Giovanni Boccaccio
Cerrar X
Compartir con un Amigo