‘La Seño’ que puso en boca de todos a la biblioteca de San Andrés de Sotavento
Ir al contenido (Oprimir enter).
Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Skip Navigation LinksLa-Seño_que_puso_en_boca_de_todos_a_la_biblioteca_de_San_Andres_de_Sotavento
2016-05-05

‘La Seño’ que puso en boca de todos a la biblioteca de San Andrés de Sotavento

 
Fotos: Henry García
Compartir en:
  • Clasificación no admitida

 Ivonny Aleans Vargas, bibliotecaria de San Andrés de Sotavento, ha logrado sacar a la biblioteca de sus paredes para ponerla en las calles y veredas, al punto de que la reconocen desde los “mototaxistas” hasta los sabedores del pueblo Zenú.  

​​

Muy cerca del Mar Caribe, entre Momil, Chimá, Ciénaga de Oro, Chinú y el departamento de Sucre se encuentra San Andrés de Sotavento, un municipio reconocido en el país por el sombrero vueltiao y por sus cultivos de ñame, arroz, ajonjolí, yuca, "cuatro filos" y plantas ancestrales. Un pueblo situado al norte de Córdoba, donde el clima ronda los 37 grados y el ambiente se enriquece con los saberes y los sueños de los indígenas zenúes que aún se conservan en esta región. 

San Andrés de Sotavento es un poblado de más de 60.000 habitantes. Una tierra con una valiosa mezcla de culturas donde “afrodescendientes”, “mestizos” e “indígenas” comparten valores, creencias, normas, expresiones artísticas, costumbres y miradas del mundo. Un lugar donde esa Colombia diversa, multicultural y pluriétnica se encuentra en cada rostro, casa y timbre de voz. 

Ahí, a pasos de Las Flores, Buenos Aires, Medellín, La Bomba, Puerto Seco, Paraíso, La Popa, y otros muchos barrios con nombres de aquí y de allá, está situada la Biblioteca Pública Municipal de San Andrés de Sotavento, Pascual Orozco Madrid: ese espacio de este municipio costeño que le brinda a propios y a extraños una posibilidad de lectura, un momento para encontrarse, una película para apreciar, un libro para viajar a otros tiempos, un lápiz para escribir y unas horas de tranquilidad…



Ahí, justamente –cada día– se encuentra Ivonny Aleans Vargas, la Bibliotecaria Municipal, la “seño” conocida por todos los habitantes del pueblo, una pedagoga normalista que cree en la educación y en la cultura como vehículos para la construcción de mejores sociedades, y que no se ha cansado de liderar procesos en torno a la lectura en su comunidad; sin duda, un ejemplo de bibliotecaria pública para Colombia por su sensibilidad de servicio, por su capacidad para crear programas de alto impacto social y por su trabajo incondicional y genuino.  

De sus ideas y de sus horarios extendidos de trabajo, han surgido iniciativas que inspiran a muchas bibliotecas en el país y que hablan de su talento y de sus anhelos como trabajadora pública: Ivonny cree en la oportunidad que tienen los bibliotecarios de aportar al desarrollo de sus comunidades y de abrirse puertas en medio de las dificultades propias de muchos panoramas. 

Hace cuatro años comenzó su gestión en la Biblioteca Pública Pascual Orozco Madrid. Desde aquel entonces no se ha detenido. Trabaja en sus sueños, que son los anhelos de todo su municipio y de todos aquellos que la reconocen y la abrazan cuando recorre su tierra. La renovación del espacio de la biblioteca, los programas de extensión bibliotecaria y el diseño de proyectos que empiezan a tener reconocimiento nacional se cuentan dentro de sus varios logros. El más sobresaliente, quizás, es haber sacado la biblioteca de sus paredes para ponerla en las calles y veredas de San Andrés, y en la voz de todos sus paisanos: la biblioteca pública la reconocen desde los “mototaxistas” hasta los sabedores del pueblo Zenú.   

Su tarea como bibliotecaria no se ha quedado detenida en lo que tiene que hacer, en lo que dice la Ley de Bibliotecas o en lo que le solicita el Alcalde Municipal. Sus pasos siempre van más allá. Ha inventado, ha tomado riesgos, ha sumado esfuerzos a sus ideas, ha creído en sus capacidades, y sigue soñando. “El cuento viajero”, “Semillas de esperanza”, “Escuela TIC para la familia”, “Un cuento para recordar”, “Los abuelos cuentan”, “Cine al parque”, entre otros, son algunos de los programas que ha sacado de su sombrero y que se mantienen en la agenda de la biblioteca pública. Todos estos con unos detalles de creatividad muy especiales, con significativos esfuerzos en su concepción y con múltiples resultados hasta hoy.   

Servicios de la biblioteca

“El cuento viajero”, por ejemplo, consiste en trasladar libros de la biblioteca a siete instituciones educativas del pueblo para que los estudiantes se los lleven a casa entre bolsas de cartulina que ella misma ha construido y decorado cuidadosamente. La idea es que los estudiantes los lean, los regresen en las bolsas y los cambien por otros. Son libros que viajan de unas manos a otras, de un hogar a otro, en más de 350 bolsas de cartulina elaboradas por Ivonny y sus colaboradores. 

“Semillas de esperanza”, por su parte, reúne durante varias semanas seis familias del municipio de San Andrés de Sotavento (padres e hijos menores de cinco años) para adelantar un proceso sistemático de animación y promoción de lectura. El propósito es que los padres se acostumbren a leerle a sus hijos desde los primeros años de vida. Para lograrlo,  la bibliotecaria elabora una mochila de tela que le entrega a cada familia participante para que los padres –después de cada sesión– lleven libros a casa y los compartan con sus pequeños. 

“Escuela TIC para la familia” es un programa de alfabetización digital donde las familias vulnerables del municipio (padres e hijos) aprenden acerca de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, y conocen las ventajas y desventajas de la Internet. Se trata de un espacio para descubrir en familia el amplio mundo de las TIC. 

“Un cuento para recordar” es un proyecto que implementa la Biblioteca Pública de San Andrés de Sotavento en alianza con Bienestar Familiar y con las Comisarías de Familia del municipio, con el objetivo de acercar los niños en condición de vulnerabilidad a la lectura y la escritura. En “Un cuento para recordar” los pequeños participantes escuchan cuentos, leen cuentos y escriben sus propios cuentos para nunca olvidar estas historias. 



“Los abuelos cuentan” es un espacio en donde los niños y los jóvenes tienen la oportunidad de conversar con los adultos mayores del pueblo en torno al San Andrés de Sotavento de antes y a la memoria local del municipio. Tradiciones, personajes representativos, anécdotas, fechas especiales, son los temas preferidos en estos diálogos que suceden en la biblioteca pública. 

“Cine al parque” es un programa de extensión bibliotecaria que recorre semanalmente los barrios y algunas zonas rurales del municipio. Es un espacio para que los niños y las familias de escasos recursos de San Andrés de Sotavento se acerquen al séptimo arte y a los servicios que brinda la biblioteca pública. 
 
Dentro de la gestión de esta bibliotecaria, además de lo anterior, sobresalen otras iniciativas como el Proyecto Biblioteca Escuela, las Vacaciones Recreativas y Divertidas, la Maleta Viajera y Cuentera, la Fiesta de la Lectura y los Talleres de Manualidades. En su biblioteca pública, en la Biblioteca Pública Pascual Orozco Madrid de San Andrés de Sotavento, no hay tiempo libre, hay tiempos llenos de alegrías y aprendizajes.

Biblioteca Pública Municipal de San Andrés de Sotavento

Esta biblioteca ha tenido importantes avances en los años recientes gracias al apoyo del Plan Nacional de Lectura y Escritura del Ministerio de Cultura de Colombia “Leer es mi cuento”, a las capacitaciones que ha recibido su bibliotecaria, a las visitas de la Estrategia de Tutores Departamentales de la Red Nacional de Bibliotecas Públicas, al respaldo que ha comenzado a brindarle la Alcaldía Municipal, y al Proyecto Uso y apropiación de TIC en bibliotecas públicas. 



"Antes salíamos a realizar 'Cine al parque' con un video proyector prestado por el hospital del municipio y con un telón elaborado con ropa blanca que colgaba de una cuerda improvisada. Ahora, tenemos video proyector, sonido y telón, gracias al Proyecto TIC del Ministerio de Cultura. Y esto nos ha permitido aumentar significativamente los usuarios que beneficiamos en este y en otros programas porque ya nos podemos mover con mayor libertad”, dice Ivonny Aleans. 

Desde la Biblioteca Pública de San Andrés de Sotavento también se han realizado concursos municipales de lectura y de ortografía para estimular el uso correcto del lenguaje en los estudiantes del pueblo, se celebran efemérides importantes como el Día del Idioma o el cumpleaños de San Andrés, y se crean obras de títeres para “niños de todas las edades”. 

En adelante, el reto es innovar con los servicios que implementan actualmente la RNBP y el Proyecto Uso y apropiación de TIC en bibliotecas públicas (Grandes Preguntas, Cineforos y Fotografía y Memoria) y poner la Biblioteca Pública de San Andrés de Sotavento, y el municipio como tal, en todo el panorama regional y nacional.

Por: Henry García Gaviria 
Biblioteca Nacional

Cerrar X
Compartir con un Amigo