Plan Nacional de Lectura y Escritura Leer es mi cuento: una tarea de todos
Ir al contenido (Oprimir enter).
Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Skip Navigation LinksEntrevista-Ministra-de-Cultura-bibliotecas
2013-10-24
Entrevista con la Ministra Mariana Garcés

Plan Nacional de Lectura y Escritura Leer es mi cuento: una tarea de todos

 
Foto: Milton Ramírez, MinCultura
Compartir en:

 
Como complemento al foro sobre Bibliotecas Públicas, la Ministra Mariana Garcés Córdoba absolvió los interrogantes planteados por la revista Semana.

A lo largo de una extensa entrevista para la revista Semana, la Ministra de Cultura Mariana Garcés, se refirió a la importancia de las Bibliotecas Públicas como parte esencial de su estrategia en procura de incentivar los niveles de lectura y escritura entre la población colombiana, prestando particular atención a la primera infancia.

Bibliotecas Vivas, interés de todos

¿Cuál ha sido el proceso de evolución de las Bibliotecas Públicas para seguir siendo espacios vivos y atractivos para personas de todas las edades?

Desde el inicio del Plan en el año 2003, los avances en relación con las Bibliotecas Públicas han sido muy significativos: la creación de una biblioteca pública en cada municipio, la dotación de colecciones semilla y la mejora de condiciones de infraestructura física, fueron los primeros pasos para la transformación de las bibliotecas públicas en el país.  

En el último período se han definido como prioridades el crecimiento, modernización y sostenibilidad de las bibliotecas públicas a través de la destinación de aproximadamente el 30% del total del presupuesto del Ministerio de Cultura, a partir de la definición del Plan Nacional de Lectura y Escritura Leer es mi cuento, que desarrolla importantes acciones dirigidas al fortalecimiento de las bibliotecas públicas, entre ellas: 

Una política permanente de actualización y diversificación de las colecciones de las bibliotecas, dotaciones especiales para la atención de la primera infancia, la mejora de sus condiciones tecnológicas incluyendo computadores y conectividad, la formación integral y formal de los bibliotecarios a nivel regional, así como la implementación de estrategias regionales que buscan fortalecer los servicios bibliotecarios y el desarrollo de proyectos de lectura y escritura, dinamizando las bibliotecas y sus servicios en las comunidades.

Uno de los principales retos es la generación de contenidos útiles y pertinentes que dinamicen la tecnología dispuesta en las bibliotecas, así como la estimulación de producción de contenidos locales y el compromiso de las autoridades municipales en la sostenibilidad de los bibliotecarios que han sido formados y cualificados por el Ministerio. 

Este es un compromiso gubernamental que requiere del apoyo y acciones de diversos actores públicos y privados que puedan contribuir al desarrollo bibliotecario del país, en atención a las posibilidades que ofrecen las Bibliotecas Públicas para el desarrollo del país con el fin de presentar modelos de apoyo público y privado que puedan ser referentes para otros actores interesados en el fortalecimiento de las bibliotecas.

Bibliotecas y desarrollo

¿Cómo contribuyen las bibliotecas al desarrollo del país?

Cuando llegó a dirigir la Biblioteca Nacional en 1930, Daniel Samper Ortega decía que no se había imaginado antes que la Biblioteca era “una de las mayores palancas para mover las fuerzas dormidas del país y para la creación de riqueza pública y privada”. En realidad la mayor parte de los intelectuales de avanzada desde el siglo XIX creían esto, y muchos de nosotros lo seguimos creyendo. 

La lectura y el libro son sin duda instrumentos eficaces para la conservación, difusión y trasformación del conocimiento y las bibliotecas ponen esos instrumentos al alcance de todo el mundo sin restricción distinta a saber leer. La práctica de la lectura en la infancia, por el puro placer es el método insuperable para desarrollar las mayores habilidades de lectura. Así, los niños de cualquier estrato desarrollan aptitudes básicas que los capacitan para participar del conocimiento que la sociedad ha acumulado.

Muchos estudios en distintas partes del mundo muestran que la presencia y el acceso a bibliotecas están correlacionados con los mejores resultados académicos en las pruebas Saber. Otros, realizados a lo largo de medio siglo por el National Endowment for the Arts muestran que existe correlación entre ingresos, desarrollo laboral, disfrute de bienes culturales, práctica del deporte, salud, entre otros, así como la lectura recreativa.

Una investigación publicada el 3 de Octubre en la revista Science mostraba que “después de leer ficción literaria –a diferencia de lo que pasaba con la ficción popular o la no ficción seria-, la gente tenía mejor desempeño en pruebas de medición de la empatía, la percepción social y la inteligencia emocional”.  

Nada que no esperáramos, pero muy útil si logramos medir, cuantificar esas contribuciones de la lectura. ¿Cuánto mejoraría nuestra competitividad si mejoráramos en los resultados de Saber y llegáramos a los niveles más altos? Eso lo podríamos hacer si nos propusiéramos todos, instituciones públicas, sector educativo, empresas privadas y medios de comunicación, para hacer avances significativos en materia de lecturabilidad. 

Para alcanzar la meta tenemos que tener instrumentos que nos permitan cuantificar lo que sabemos en términos generales. Nosotros estamos midiendo el retorno social de la inversión en lectura para la primera infancia y seguramente una publicación más amplia y detallada de los resultados de las pruebas Saber junto con otras mediciones en materia de pruebas  académicas que nos permitieran correlacionarlas con la existencia y calidad de las bibliotecas, así como de de otras oportunidades de lectura nos permitirían avanzar en esa dirección.

Más libros, mejores oportunidades

1@FOTOMILTON45.jpg


¿De qué manera se está promoviendo el avance de los índices de lectura de los colombianos a través de las bibliotecas?

Recuerdo que en el acuerdo para la prosperidad de Cartagena en el que se trataron estos temas de lectura y bibliotecas habló un niño, me parece que era Daniel Felipe Huertas, de Fúquene,  uno de los ganadores del concurso de cuentos del Ministerio de Educación y RCN,  quien recalcó la necesidad que tenían él y sus coterráneos sobre el hecho de que su biblioteca estuviera bien dotada y recibiera libros nuevos con regularidad, porque él ya había leído todos los que allí tenían para su edad.  
En esa medida, considero que las bibliotecas deben ofrecer las mejores oportunidades de lectura para todos los miembros de la comunidad; es decir, tener libros para personas de edades muy diferentes y con intereses disímiles. Eso no es fácil y con recursos limitados la dificultad es mayor, sumado al hecho de haber partido de una situación de atraso muy grande.

En tal sentido, la recomendación de Unesco es tener al menos dos libros por habitante en las bibliotecas públicas además de tener en cuenta que buena parte de los países desarrollados ofrecen a su población un acervo superior a cinco libros por habitante, y según algunos estudios, Colombia tenía en 2010 tan solo cerca de un libro por cada cinco habitantes. Eso explica el llamado del estudiante en Cartagena, porque si además los libros que ofrece el mercado son escasos y costosos se reduce naturalmente la posibilidad de que se formen lectores. 

De tal manera que para afrontar este problema se ha hecho un esfuerzo particular en dotar con colecciones para los más pequeños, tanto al sistema de bibliotecas públicas como a los centros y hogares de bienestar familiar  y a bibliotecas escolares, de manera que ya estamos llegando a la meta de una oferta de por lo menos un libros por niño. 

Además, gracias a los recursos que desde este año comienza a generar para el sistema de bibliotecas públicas la reforma tributaria, se han comenzado a actualizar las colecciones de otros libros, aplicando el mismo sistema de compras que se usó para los libros infantiles y que ha permitido bajar el costo a menos de una tercera parte de lo que anteriormente se pagaba manteniendo la calidad de los libros. 

Apenas se están dando los primeros  pasos en la oferta de libros digitales pero ya se está haciendo la dotación de computadores y tablets con los que podrá multiplicarse aun más la oferta de materiales de lectura. La capacitación de los bibliotecarios y la formación de un equipo itinerante de promotores permitirá que día a día mejore la calidad de los servicios bibliotecarios para que de esta forma también mejoren los índices de lectura.

Bibliotecas Públicas, regiones y equidad

Una de las formas de acercarse a los lectores regionales es la adecuación de los contenidos a los enfoques diferenciales de las comunidades, ¿cómo están logrando la penetración a estos públicos?

Si se considera que los enfoques diferenciales constituyen una característica deseable del tejido social -y nosotros pensamos que la diversidad es una de las mayores riquezas de nuestra cultura-, el mejor aporte es estimularla,  especialmente a través de la literatura, pero también pensando en los libros como un conjunto, debido a que la variedad en la oferta lo que hace es precisamente estimular la curiosidad del lector. 

En esa medida, para atraer la comunidad hacia las bibliotecas debe insistirse en mantenerlas actualizadas, y en tal sentido todos los programas de dotación que se han desarrollado aspiran a ser permanentes y prestar mejores servicios en todos los campos, haciendo especial énfasis en lo que tiene que ver con las nuevas tecnologías. Y para eso están los programas específicos y los equipos de tutoría y promoción que trabajan con todas las Bibliotecas Públicas del país.

¿Cuáles son las regiones que presentan mayor avance en apropiación de las bibliotecas y en cuáles se presentan desafíos?

Los mayores avances se pueden notar en ciudades capitales que han decido apostarle a la lectura y las bibliotecas públicas de manera decidida, a través de planes estructurados que han logrado prevalecer a lo largo de los cambios de gobierno y con inversiones presupuestales muy significativas, tanto del sector público, como en muchos casos, del sector privado, entre ellas se destacan: Bogotá, Medellín y Cali, así como iniciativas recientes como el caso de Cúcuta.

En el ámbito regional, se destacan procesos basados en iniciativas locales que han permitido el fortalecimiento y desarrollo de las bibliotecas con proyectos de lectura, dotación de colecciones, formación o asistencia técnica permanente, como Atlántico, Antioquía, el Eje Cafetero, el Valle del Cauca, Meta, Cundinamarca y Norte de Santander.

Los mayores retos se presentan en los  antiguos Territorios Nacionales, la Región Caribe y el Pacífico. Zonas en las que desde el Ministerio de Cultura se han implementado estrategias regionales que buscan apoyar los procesos de desarrollo de las Bibliotecas Públicas para lograr un fortalecimiento más equitativo en el país.

Por ejemplo, seguimos trabajando en la gestión con las autoridades locales para que comprendan el valor de las bibliotecas públicas como escenarios de aprendizaje, construcción de ciudadanía y desarrollo local, así como su importante papel en la formación de lectores en nuestro país desde la primera infancia y a lo largo de toda la vida.

Perspectivas de un entorno digital

1@FOTOMILTON05.jpg


En medio del crecimiento cada vez más acelerado de las generaciones digitales, ¿qué rol cumplen las Bibliotecas Públicas en este escenario?

El desarrollo de nuevas tecnologías y el incremento de su utilización van a traer cambios muy grandes en las bibliotecas públicas. Positivos unos y negativos o conflictivos otros. Positivos, por ejemplo, el más obvio: ampliar el acervo de las bibliotecas pequeñas abriéndole el acceso a muy amplias colecciones de manera que el lector en una población pequeña y apartada pueda tener a su disposición las colecciones de las mejores bibliotecas del país. Desarrollos como estos son posibles y están bastante cercanos. 

No obstante a que exigen trabajo y recursos, el presupuesto para dotarlas ya está disponibles para empezar a trabajar en esta dirección; es probable que algunos otros cambios sean inesperados, pero nuestra obligación es tratar de prever y dirigir los impactos que vienen. Probablemente incluso la lectura misma cambie y puede tanto ampliar sus horizontes como estrecharlos, porque las bibliotecas deben impulsar el crecimiento y el mejoramiento de la calidad de la lectura: que haya más y mejores lectores para que se pueda aprovechar al máximo la revolución digital.

Deben también acompañar esa revolución, en consonancia con el papel tradicional de las bibliotecas, un  acceso mucho más amplio a las nuevas tecnologías y a la información que ofrecen, sin que las diferencias socioeconómicas terminen por privilegiar a unos y excluir a otros de estos recursos.

Qué acciones adelanta el Ministerio de Cultura para la generación de contenidos digitales que contribuyan a mejorar los índices de lectura desde las bibliotecas? 

La Biblioteca Nacional viene desarrollando un proceso de digitalización y acceso abierto de sus colecciones y a la fecha,  cuenta con 29.300  títulos que están organizados y disponibles en acceso abierto y gratuito a través de la página web www.bibliotecanacional.gov.co y 52.000 fotografías del Fondo Nereo López disponibles en las instalaciones de la Biblioteca Nacional.  

La apuesta por ampliar públicos nos ha llevado a hacer facsimilares digitales de alta calidad con nuestros tesoros bibliográficos, hoy también disponibles en la World Digital Library; realizar exposiciones virtuales temáticas realizadas por historiadores –literatura, arte, historia y ciencias-.

Se busca desarrollar una Cartografía de prácticas musicales con información georreferenciada; publicar revistas electrónicas como Senderos, Acontratiempo y Conservamos, e iniciar un proyecto editorial digital con colecciones bibliográficas, dando unidad visual y conceptual a libros que están dispersos en nuestros fondos. Tal fue el espíritu que animó, por ejemplo, la digitalización de la Selección Samper Ortega de Literatura Colombiana.

El adelanto de nuestra política de digitalización y acceso nos ha llevado a la constitución de un espacio de experimentación y desarrollo que denominamos Laboratorio Digital de la Biblioteca Nacional LABN, como parte de la materialización de la fase de planeación del proyecto Dotación, Uso y Apropiación de TIC en Bibliotecas Públicas, financiado con recursos de la Fundación Gates, el cual es un nuevo espacio dedicado a la investigación, formación y desarrollo de contenidos y servicios digitales para bibliotecas, y constituye otra línea de acción para incubar e impulsar nuevas ideas, conceptos y actitudes frente a las oportunidades que brindan las tecnologías.

En un esfuerzo por entender hacia dónde nos llevan y cómo impactan en la lectura, desde este laboratorio se están  investigando y creando libros interactivos para tableta, y hoy se cuenta con tres libros: una versión interactiva de La vorágine, una Antología de cómic contemporáneo y las Fábulas de Pombo para niños. De igual manera, estamos trabajando en las obras de Soledad Acosta de Samper, el Fondo Eduardo Carranza y las láminas de historia natural contenidas en el Fondo Mutis. 

También se han realizado proyectos cooperativos con el Instituto Caro y Cuervo y la Academia Colombiana de la Lengua para catalogar y poner al servicio público documentos de Rufino José Cuervo, Rafael Pombo y Soledad Acosta de Samper; con la Universidad de los Andes y el Archivo Histórico Restrepo para su catalogación y digitalización, y en el ámbito internacional con el Instituto Iberoamericano de Berlín, la Universidad de Pittsburg y el Ministerio de Relaciones Exteriores para el registro y recuperación de la producción de autores nacionales o sobre Colombia en el exterior.

Para la recuperación y circulación de contenidos audiovisuales, trabajamos con la Fundación La Diferencia para dar acceso a documentos del videoarte y cine experimental colombiano, y trabajamos junto con la Dirección de Cinematografía del Ministerio de Cultura en la conformación de la biblioteca digital del cine colombiano, muy pronto disponible en la Biblioteca Nacional Digital.

Por otra parte, estamos trabajando en la conformación del Portal Digital del Patrimonio Bibliográfico y Documental Colombiano, Colombiae, cuyo objetivo de un proyecto colaborativo, todavía en fase piloto, es el de implementar un portal Web sobre patrimonio cultural documental colombiano, a partir de un modelo de arquitectura tecnológica distribuida en diferentes instituciones, conformando colecciones digitales alrededor de diferentes temas, -prensa, literatura, fotografía, cartografía-, que permitan el acceso organizado y unificado al patrimonio cultural nacional a través de una solo sitio web.  

Uno de los principales desafíos está en la capacitación y alfabetización digital al capital humano dentro de las bibliotecas, ¿qué acciones se han desarrollado para superar este desafío? 

El Ministerio de Cultura desarrolla diversos programas de formación dirigidos a cualificar el perfil de los bibliotecarios y promover el desarrollo de competencias en la gestión, prestación de servicios y uso de tecnologías. 

En este sentido, se adelanta en convenio con el SENA el diseño e implementación de una Tecnología en Gestión de Bibliotecas Públicas a través de la cual se certificarán este año alrededor de 280 bibliotecarios en 11 diferentes regiones del país. 

Por otra parte, a partir de la implementación de estrategias regionales se realiza asesoría técnica y acompañamiento a los bibliotecarios en la prestación de los servicios bibliotecarios y el desarrollo de proyectos de lectura y escritura con diversas poblaciones, basado en un grupo de tutores departamentales y promotores de lectura regionales. 

Además, desde finales del año 2011 se adelanta un proyecto con recursos de la Fundación Bill y Melinda Gates, que tiene como fin el diseño de una propuesta para la implementación de un proyecto para la dotación, uso y apropiación de TIC a nivel nacional, incluyó la realización de un piloto en 26 bibliotecas públicas para la identificación de contenidos de formación pertinentes para el personal bibliotecario en alfabetización digital e informacional. 

 Con los resultados del piloto, el Ministerio de Cultura proyecta definir un esquema para la formación que permita que los bibliotecarios de las más de 1.400 bibliotecas del país, cuenten con las competencias necesarias para la prestación de servicios en la biblioteca, incorporando la tecnología, así como para la formación de la comunidad, con el fin de que la biblioteca sea un espacio efectivo para la reducción de las brechas digitales, y por ende, para la reducción de las brechas sociales.

Avances y retos

1@FOTOMILTON18.jpg


¿Cuáles son los principales desafíos que enfrenta el Ministerio de Cultura en relación con el desarrollo de las bibliotecas?

Aunque las Bibliotecas Públicas son en general entes municipales o departamentales, en cierta medida los desafíos de esas bibliotecas son los del Ministerio, y el principal de ellos mantener la dinámica de crecimiento en procura de mejorar la calidad de los servicios. 

Eso supone lograr estabilidad del personal para que las inversiones que se hacen en capacitación rindan su fruto, adecuar los horarios a las necesidades del público y no los rituales burocráticos, es decir que estén abiertas los sábados y domingos y que los horarios no sean de ocho a doce y de dos a cinco sino que estén abiertas hasta más tarde y en horarios que no coincidan con los horarios de trabajo o de la jornada escolar

¿Cuáles son las estrategias que se promueven para la lectura y la escritura desde las Bibliotecas Públicas?

Piense en el último libro que leyó o en el que está leyendo, ¿cómo llegó a él? En la mayoría de los casos por la recomendación de alguien en quien se confía, de preferencia alguien cercano, o por que otros libros del mismo autor, de la misma escuela o del mismo tema lo remitieron a éste. 

Aunque la lectura es casi siempre una actividad individual y solitaria viene de un entorno compartido y lleva a él. Si el libro le gusta, querrá comentarlo con sus amigos o colegas y lo recomendará, de tal manera que las bibliotecas exitosas son las que tienen muchas redes de usuarios por las que circula la información y la valoración que hacen los usuarios sobre los libros. La biblioteca, para ser exitosa, debe contribuir a que se formen esas redes y debe alimentarlas con la mayor frecuencia posible de nuevos contenidos. 

Para que pueda hacerlo, la biblioteca debe mantenerse actualizada o mantener viva una colección patrimonial generando contenidos mediante nuevos estudios, nuevas lecturas, nuevos abordajes. Por eso, una de nuestras principales estrategias es la dotación, que diferencia de otros programas durante los que hicieron dotaciones puntuales más o menos importantes por una sola vez, el principal aporte de este Plan ha sido desarrollar recursos e instrumentos de gestión que permitan actualizar todas las Bibliotecas Públicas todos los años. 

Ya con estas actualizaciones en marcha se ha montado un equipo de enlaces entre el Ministerio y los departamentos y un grupo de promotores que van a apoyar cada una de las Bibliotecas Públicas en el desarrollo de actividades que promuevan la formación de esas redes de lectores que mantendrán activa la bibliotecas con el fin de impulsar la lectura y la escritura.

Bibliotecas más modernas y amables

1@FOTOMILTON04.jpg


¿En materia de infraestructura física y tecnológica cuáles son los principales retos? ¿Qué acciones se han propuesto desde el Ministerio de Cultura?

Nos proponemos contar con bibliotecas cuyas infraestructuras físicas respondan a los diferentes servicios y recursos que debe tener una biblioteca pública moderna una vez adecuadas: espacios amables y agradables para leer, aprender y compartir con otros. En este sentido, el Ministerio ha emprendido importantes acciones:

En estos cuatro años de gobierno se le entregarán al país 100 nuevas bibliotecas públicas. Hasta la fecha se han entregado 49 y en lo que resta de 2013, se entregarán 26 más. En el 2014, se construirán 25 que están ya proyectadas.

El proyecto Espacios de Vida, una iniciativa del Ministerio de Cultura y Colombia Humanitaria, tiene como objetivo la rehabilitación de la infraestructura cultural pública del país, afectada por el fenómeno de la Niña (2010 – 2011). 64 inmuebles culturales serán intervenidos, entre los se encuentran 27 bibliotecas.

Así mismo, buscamos tener Bibliotecas Públicas con infraestructura y recursos tecnológicos que permitan acceder a diversas fuentes y formatos de información, generar diferentes servicios y proyectos integrando las posibilidades que ofrecen las TIC, promover la lectura y la escritura en diversos medios, favorecer las posibilidades de participación de las comunidades en procesos de desarrollo local, la potenciación de las bibliotecas como espacios para la generación y producción de contenidos y el desarrollo de competencias informacionales. 

Las acciones adelantadas en este campo son:

De 2010 a 2012 se han dotado 792 bibliotecas públicas municipales con computadores  entre 15 y 20 equipos por biblioteca) en el marco del programa Computadores Para Educar de MINTIC.

Del 2010 al 2012, se conectaron 163 bibliotecas con el Plan Nacional de Fibra Óptica y 12 Bibliotecas a través de los Puntos Vive Digital, para un  total de 175 bibliotecas conectadas, en alianza con MINTIC.

En 2013, se ha definido un proyecto de conectividad liderado directamente por el Ministerio de Cultura, donde 199 bibliotecas se conectarán al Plan última milla y 351 ampliarán el ancho de banda para un total de 550 bibliotecas públicas fortalecidas con conectividad. Al final del gobierno, el 70% de las bibliotecas públicas del país (995) estarán dotadas con computadores y se habrán conectado a la red con un ancho de banda apropiado.

A través de un convenio con la Fundación Bill & Melinda Gates para la “Dotación, uso y apropiación de TIC” se realizará un proyecto para la dotación de tecnología complementaria a todas las bibliotecas públicas estatales del país. Para el año 2013 este proyecto en su fase piloto ha realizado la dotación tecnológica y formación de 25 bibliotecas y bibliotecarios en diferentes regiones del país.

Bibliotecas fortalecidas

Luego de tres años de la implementación de la Ley 1379 (que definió la política de la Red Nacional de Bibliotecas Públicas), ¿cuáles son sus impactos y alcances? 

Es una ley pionera en Latinoamérica que busca, primero: garantizar que el ciento por ciento de municipios del país cuente con una biblioteca pública. Frente a este punto hoy en día el 99% de los municipios del país cuentan con biblioteca pública y tan sólo 14 municipios carecen de ella. 

Segundo: responsabiliza a las autoridades nacionales, municipales y departamentales del funcionamiento y la financiación de la red de bibliotecas públicas. En este sentido, si bien todavía hay un camino largo por recorrer en este tema, claramente sí se han dado importantes avances en el trabajo articulado entre los tres niveles territoriales para asumir la sostenibilidad de las bibliotecas públicas en el país. 

Tercero: determina que en tres años todas las bibliotecas deberán tener conectividad y ese es un reto que el Ministerio ha asumido como prioridad articulando acciones con el Ministerio de las TIC pero adicionalmente, asumiendo con recursos del IVA asignados por la Ley a las bibliotecas públicas, un proyecto propio de conectividad y ampliación del ancho de banda que garantice condiciones adecuadas de conectividad.

Cuarto: la Ley establece fuentes de financiación que garanticen la sostenibilidad de las bibliotecas públicas, y en este sentido, se destinaron importantes recursos del impuesto a la telefonía móvil, que hoy garantizan procesos tan importantes como la actualización permanente de las colecciones bibliográficas, el proyecto de conectividad, el seguimiento y asistencia técnica en el ámbito local a través de estrategias regionales, la dotación de colecciones especializadas para la atención de la primera infancia, la disposición de periódicos y revistas en las Bibliotecas Públicas, entre otros.

Fotos: Milton Ramírez, MinCultura / @FOTOMILTON

Mayores informes:

Juan Carlos Millán Guzmán,
jmillan@mincultura.gov.co
Periodista
Ministerio de Cultura
Cel. 311 878 67 43



 
Cerrar X
Compartir con un Amigo