El emprendimiento naranja y su incidencia en la economía
Ir al contenido (Oprimir enter).
Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Skip Navigation LinksEl-emprendimiento-naranja-y-su-incidencia-en-la-economía
2014-08-01
 

El emprendimiento naranja y su incidencia en la economía

 
 
Compartir en:

 
La dimensión económica de la cultura, en una estrategia que evidencia el papel de este sector en el desarrollo del país,privilegia el hecho creativo de los distintos agentes de la cultura como objeto central de esta política pública.

​Actualmente hay nuevos conceptos que ya son conocidos, como la economía de la cultura, las industrias culturales, las industrias creativas, las industrias del entretenimiento, y mucho más recientemente, la economía creativa, el emprendimiento cultural, o lo que el BID denominara la economía naranja. Esa es la denominación del Banco para referirse a la capacidad de la cultura como escenario de creación, de diversidad, de creatividad, de innovación, de generación de contenidos, de transmisión de sentidos, de valor simbólico, de identidades y, por supuesto, de generación de empleo y de riqueza, como lo hace evidente la publicación del bid, al dar a la “economía naranja” una participación del 3,3 % del pib en la economía colombiana.

Un segundo momento que ha trazado nuevos derroteros en la política pública para potenciar el papel de la cultura en los procesos de desarrollo del país lo constituye el Conpes 3659 de 2010, que formuló acciones claras y concretas, de carácter nacional, para fortalecer y promover las industrias culturales en Colombia, trabajando de la mano con entidades como y se requiere de la participación y el compromiso de instituciones públicas y privadas, como el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, Comfandi, La Mesa Nacional de Emprendimiento, el Ministerio de Tecnologías de la Información y las 
Comunicaciones, el Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA), Proexport, Bancóldex, Colciencias, las cámaras de comercio, las cajas de compensación y las universidades, entre otros actores.

Juan Luís Mejía Arango, Ex Ministro de Cultura y rector de la universidad EAFIT, describe el Emprendimiento Cultural como: “En palabras de la nación comprendida como un sueño colectivo está profundamente implicada en la actividad de las industrias culturales, unas veces de manera consciente, otras no tanto, pero podríamos decir que siempre dichas industrias llevan implícita una versión de nación, y hacen lo posible, a su  modo, por llevar a la práctica su propio proyecto de país”.
Con estos antecedentes, el Grupo de Emprendimiento Cultural del Ministerio de Cultura señaló cinco ejes de trabajo que dan lugar a las estrategias, y sus acciones específicas, que durante este periodo se han puesto en marcha.

La línea de Formación para el emprendimiento cultural el proceso de formación se inicia con el reconocimiento y la valoración de saberes y prácticas  artísticas y culturales, y de la producción cultural de las comunidades en todo el país; realizando proyectos como los 248 Cursos de formación para el emprendimiento cultural junto a las universidades Nacional de Colombia, de Antioquia, de los Andes y de se capacitaron 9.512 emprendedores o agentes del sector, provenientes de 115 municipios, y cuatro resguardos indígenas de los 32 departamentos del país.

Otro gran programa es el de “Emprende cultura: cultura para la prosperidad”, que busca el mejoramiento de la calidad de vida mediante la inclusión social y el aprovechamiento del potencial productivo de proyectos culturales desarrollados por población en extrema pobreza, víctima del conflicto o en  condiciones de vulnerabilidad, donde participaron más de 3.280 organizaciones culturales, 9.512 emprendedores o agentes del sector procedentes de En esta misma línea de trabajo, y con una inversión cercana a los 15.000 millones de pesos, con la capacitación de más de 2.000 ciudadanos en emprendimiento cultural, con talleres presenciales y el  acompañamiento para la generación de ingresos, como una apuesta de innovación social en el ámbito local.

​​

































Una de las líneas más importantes del Emprendimiento Cultural, es la de nuevas fuentes de financiación para los emprendedores, donde se busca contar con líneas específicas para la puesta en marcha de ideas que se traduzcan en empresas del sector cultural. Con el propósito de ampliar el abanico de posibilidades para el sector, se creó, mediante el Fondo Emprender, del SENA, una línea específica de capital semilla, no reembolsable, para emprendedores culturales, por una suma de 5.000 millones de pesos, de los cuales se han asignado a la fecha más de $ 3.550 millones para la creación de 43 empresas en el sector.

Otra de las nuevas fuentes de financiación creadas para micro y pequeños empresarios de la cultura es la línea de crédito blando Bancóldex-MinCultura, que dispuso de un monto de 4.000 millones de pesos para acceder a créditos con los bancos a tasas de interés muy por debajo de las tasas actuales del mercado. Se  han entregado en la actualidad créditos a más de 30 empresas por una suma superior a los 1.700 millones de pesos, y de este modo se han generado alternativas para la sostenibilidad de las organizaciones, así como relaciones de confianza y trabajo entre la banca y el sector cultural.

También junto con el Fondo Nacional de Garantías (FNG), una línea de crédito específico en la que esta institución del Estado ofrece garantías a los bancos para “apadrinar” a los empresarios que por su condición actual no cumplen con los requisitos para acceder a créditos. Tiene un monto asignado de 3.000 millones de pesos, de los cuales se han utilizado más de $ 600 millones.

Este gobierno ha diseñado una política específica  para estimular la generación de emprendimientos
de alto impacto: Innpulsa es una entidad que depende de Bancóldex y a su vez del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo y mediante un proyecto para emprendimientos culturales de alto impacto, asignando capital semilla a 13 empresas por un monto superior a los 1.500 millones de pesos.

​​


































Un tercer eje está relacionado con la generación y el fortalecimiento de plataformas para la circulación y acceso a productos o servicios culturales generados por los distintos empresarios de   este sector.

Varios de los logros que se han obtenido dentro de esta estrategia, se destaca el apoyo con la presencia de más de 160 empresarios de la música en la Feria Internacional de Música de Guadalajara (FIM), Wold Music Expo (Womex 2012 y 2013), realizados en Tesalónica, Grecia, y Cardiff, Reino Unido, así como la participación con más de 140 empresarios y agentes de las industrias culturales y creativas en el Primer Mercado de Industrias del Sur (Micsur), 2014.

En Colombia Colombia cuenta hoy con cerca de diez mercados culturales, la mayoría de ellos de música, pero también algunos destinados a la producción audiovisual, al teatro, las artes plásticas y el diseño y las artes electrónicas, que se realizan en la isla de San Andrés (Mercado Insular de Expresiones Culturales [Minec]), pasando por Cartagena (Mercado Cultural del Caribe), bajando a Medellín (Circulart), siguiendo por el eje cafetero a Pereira (Mercado del Otún) y Manizales (MercadoInternacional de Diseño y Artes Electrónicas), llegando a Bogotá (ArtBo, Bomm, bam y
vía), para terminar en Cali (Mercado Musical del Pacífico).

Otro gran avance es el que el país ha tenido como líder en las  Cuentas Satélites, las cuales hacen parte del Sistema de Cuentas Nacionales de Naciones Unidas. Su objetivo general es el de realizar una delimitación funcional del campo cultural, con base en una metodología que abarque la  totalidad de sus expresiones, y que permita una valoración económica de sus productos y de las actividades que los generan, así como del contexto social y económico.

Uno de los grandes proyectos de esta área, son los LASO es un proyecto que realizan de manera conjunta el Ministerio de Cultura, el SENA, entidades municipales rectoras de cultura, bibliotecas públicas y universidades; en la actualidad existen veintiún laboratorios y centros de producción de contenidos culturales en diecisiete municipios y un corregimiento (véase el gráfico 2), por los cuales han pasado más de 2.000 jóvenes que encuentran en este proyecto herramientas y capacitación para el trabajo y el desarrollo humano, así como escenarios propicios para la creación cultural.

Mayor Información, 
Diana Carolina Moreno Pinzón
Oficina de Prensa y Divulgación 
Ministerio de Cultura de Colombia
Teléfono: (57) 3424100 Ext: 1253
dcmoreno@mincultura.gov.co
@caromopi

Cerrar X
Compartir con un Amigo