Política para el Conocimiento, la salvaguardia y el fomento de la alimentación y las cocinas tradicionales de Colombia
Ir al contenido (Oprimir enter).
Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Skip Navigation LinksLista-Representativa-de-Patrimonio-Cultural-Inmaterial-Política-para-el-Conocimiento,-la-salvaguardia-y-el-fomento-de-la
2015-09-07
 

 Política para el Conocimiento, la salvaguardia y el fomento de la alimentación y las cocinas tradicionales de Colombia

 
 
Elaboración del Queso Paipa. Foto: Archivo MinCultura
Compartir en:

 

En nuestro país la cocina tradicional se considera como uno de los pilares del Patrimonio Cultural inmaterial de la Nación , entendiendo que es una expresión de la cultura que da cuenta de la historia de un pueblo o comunidad, es expresión de la comprensión y relacionamiento propio con el entorno ecológico, que se expresa en el saber tradicional del uso de los recursos para la preparación de alimentos, y constituye parte fundamental de la identidad de los pueblos y comunidades.

Las cocinas tradicionales, como manifestación del patrimonio cultural inmaterial (PCI), comprenden complejos conjuntos de conocimientos y prácticas culinarias que tienen raíces indígenas, ibéricas, africanas y notables influencias-muy visibles en la región caribe- de la culinaria árabe y de los países vecinos.
 
Por eso, para entender la cocina tradicional en un país multicultural, plurietnico y biodiverso como el nuestro, es necesario adentrarse en las cocinas regionales y locales. En Colombia entonces, hablamos de nuestras cocinas tradicionales para dar cuenta de esta riqueza.
 
Las cocinas tradicionales, como patrimonio cultural, tienen como principales características y efectos, los siguientes:
 
1. Son el resultado de un largo proceso histórico y colectivo que resulta en un saber transmitido principalmente en el seno de la familia, de generación en generación. Cada cocina tiene su historia y su propia narrativa, así como un acervo de conocimientos y prácticas que se transmiten de manera viva y directa. La cocina se aprende haciendo.
 
2. Expresan la relación con el contexto ecológico y productivo del cual se obtienen los productos que se llevan a la mesa; es decir, dependen de la oferta ambiental regional y están asociadas de manera profunda con la producción tradicional de alimentos. 
 
3. Cumplen además una función cohesionadora, ya que generan, por excelencia, sentimientos de identidad, pertenencia y continuidad histórica. Alrededor de ellas se reúnen las familias, se fomentan la asociatividad y valores como la generosidad y la solidaridad entre las personas.
 
4. Son un ámbito por excelencia –aunque no exclusivo– del saber femenino.
 
5. Cada sistema culinario, con sus recetas, platos y formas de consumo, remite a una tradición y a un universo simbólico particular, así como a un “orden culinario” que contiene reglas de comportamiento, prescripciones y prohibiciones culinarias, rituales y estéticas particulares.
 
Atendiendo a la importancia de la cocina tradicional como manifestación de nuestro patrimonio, la Dirección de Patrimonio del Ministerio de Cultura en 2012 creó la Política indicativa para el conocimiento, salvaguardia y fomento de la alimentación y las cocinas tradicionales de Colombia .
 
La Política tiene como ámbito el complejo cultural alimentario y culinario tradicional de las diferentes regiones del país, es decir, el conjunto de tradiciones, conocimientos y prácticas, así como los procesos sociales que hacen viable la pervivencia, transmisión y proyección de las manifestaciones alimentarias y culinarias del país, en sus regiones y localidades.
 
La Política está dirigida de manera general a la ciudadanía, y de manera especial a los portadores tradicionales de la cocina y alimentación (cocineras y cocineros), a los gestores culturales y funcionarios públicos con competencia en este campo; a los investigadores de los sistemas culinarios tradicionales y a las organizaciones sociales interesadas.
 
Su objetivo es valorar y salvaguardar la diversidad y riqueza cultural de los conocimientos, prácticas y productos alimenticios de las cocinas tradicionales de Colombia, como factores fundamentales de la identidad, pertenencia y bienestar de su población.
 
Para el logro de sus objetivos, la Política contempla 5 estrategias:
 
1.    Reconocer, valorar y enseñar el patrimonio de las cocinas y la alimentación tradicional.
2.    Salvaguardar el Patrimonio Cultural en riesgo de las cocinas y la alimentación tradicional.
3.    Fortalecer la organización y la capacidad de gestión cultural  de los portadores de las tradiciones de la alimentación y la cocina.
4.    Fomentar el conocimiento y el uso de la biodiversidad con fines alimentarios.
5.    Adecuación institucional.
 
Entre las acciones que se han realizado en el marco de la implementación de esta Política está su amplia divulgación a nivel nacional, lo cual ha generado multitud de acciones a nivel regional y local frente al tema y ha incentivado procesos de investigación propia.
 
Se publicó la Biblioteca Básica de Cocinas Tradicionales de Colombia, la cual recopila parte importante de la investigación que se ha realizado en el país frente al tema, así como, algunos recetarios , y se han adelantado procesos de investigación, y fortalecido espacios que estimulan el conocimiento y divulgación de las cocinas tradicionales de Colombia .
 
 
 
Asesora encargada:
Luisa Angela Caro  
Asesora de la Política de cocinas
ext   1557
lcaro@mincultura.gov.co
 
 
Cerrar X
Compartir con un Amigo