Ir al contenido (Oprimir enter).
Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Skip Navigation LinksEl-Carnaval-de-Fuego-de-Tumaco
2018/03/21

El Carnaval de Fuego de Tumaco

 
Foto tomada del libro de Fiesta por Colombia
Compartir en:

 
El viernes antes del miércoles de ceniza, Tumaco se viste de fiesta, para celebrar el fuego y la vida. Conozca de qué se trata este carnaval.


Por Sebastián Rincón Tristancho


Originados hace miles de años, los carnavales se han caracterizado por su componente teatral. En ellos podemos ver colores, cantos, rituales, actuaciones. Desde sus orígenes el carnaval ha ofrecido la oportunidad a sus participantes de representar a dioses y personas. En varios casos se usan máscaras que dan una suerte de licencia para realizar cualquier tipo de actividad, por prohibida que sea. Con tal disfraz se mezcla la sociedad sin importar la procedencia de sus integrantes. Como todos los colombianos sabemos, estas fiestas no se han quedado en el pasado, han sobrevivido al paso del tiempo, de las guerras, de la destrucción y surgimiento de diferentes culturas. Y esto lo sabemos porque los carnavales viven con todo su furor en los cuatro hemisferios de Colombia. 

El carnaval del Fuego abre el telón con el personaje Don Cucurucho, una figura tradicional reconocida por ir de pueblo en pueblo sembrando la fiesta. Este personaje dice unas palabras que convocan al carnaval, celebrado cada año antes de la Cuaresma en Tumaco. Desde este momento sus habitantes viven cinco días de cantos, comparsas, bailes, que se celebran tanto en la tierra como en el mar. 
Conocida como la Perla del Pacífico, el puerto marítimo de Tumaco está ubicado en la desembocadura del río Mira, a 300 km de Pasto, la capital de Nariño. Antes de la conquista española este territorio estaba poblado por los indígenas Tumapaes, de quienes proviene el nombre Tumaco. Para los siglos XVII y XVIII fueron traídos esclavos de África con el propósito de trabajar en las minas de oro. En la actualidad los descendientes de  estas dos culturas habitan el puerto, y encuentran en el carnaval un espacio ideal para la expresión de sus tradiciones. Por ejemplo, se acostumbra comer platos típicos de la región como “pusanda” o el “encoca´o” de pescado. Este último es un plato agridulce, compuesto por un filete de robalo o corvina, marinado en limón y ajo, y mezclado en salsa de coco. 

La comida va acompañada al ritmo de currulao, música en la que se escucha el bombo, guasá, la marimba de chonta y las voces que cantan el conjunto de creencias y sentires afrodescendientes. El currulao, escuchado en todo el pacífico, se caracteriza por el sonido del canuno, un tambor similar a las congas, que tocado con las manos a distintas velocidades invita al baile. La canción El currulao me llama dice: 

El bombo que está tocando,
 Cununo está repicando, 
Marimba ya está jundiando,
 Las voces están calentando
Prepárense bailadores que este arrullo ya se prendió
¡Y es el currulao que me llama!

La danza consiste en un cortejo ritual del hombre a la mujer. Las parejas bailan sueltas, el rostro sereno, y en ocasiones los movimientos se convierten en fuertes y frenéticos. 

El viernes anterior al miércoles de ceniza empieza el Carnaval del Fuego con una serie de comparsas y desfiles en la madrugada, que envuelven a toda la población, desde instituciones públicas y privadas hasta el ciudadano común. Pasado el día, se celebra la “Noche Afro”, que está llena de ritmos y bailes tradicionales. El sábado se lleva a cabo el Desfile Náutico en el que se decoran embarcaciones con representaciones marítimas. El domingo se corona a la reina frente al jurado del carnaval, así como el lunes se corona la mejor comparsa y el mejor disfraz. El último día, el martes, es conocido como ”el día del agua”, porque todos los habitantes lanzan agua y pintura en las calles del puerto. De esta forma se apaga el Carnaval del Fuego.

Los carnavales colombianos poseen una larga tradición y significación para los diferentes lugares donde se realizan. Esta riqueza la podemos ver más extendidamente en el libro De fiesta por Colombia que con un amplio registro fotográfico y textos sobre los carnavales nos muestra esta parte de Colombia que canta y baila. 
    



Cerrar X
Compartir con un Amigo