Ir al contenido (Oprimir enter).
Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Skip Navigation LinksFugas-de-tinta-7-la-libertad-toma-la-palabra-la-palabra-en-la-Biblioteca-Nacional
2015-11-12

''Fugas de tinta 7'': la libertad toma la palabra en la Biblioteca Nacional

 
 
Compartir en:

 
El miércoles 18 de noviembre a las 9:00 a.m. tendrá lugar en la Biblioteca Nacional el lanzamiento de Fugas de Tinta 7, crónicas, cuentos y relatos escritos desde la cárcel. Entrevista a José Zuleta, Coordinador del Programa libertad bajo palabra.

​​
Fecha: miércoles 18 de noviembre 
Lugar: Biblioteca Nacional de Colombia /  Calle 24 N° 5-60
Hora: 9:00 a.m.
Entrada libre

Fruto de un proceso de años de trabajo, la séptima versión de Fugas de Tinta es una nueva muestra del esfuerzo por formar escritores y lectores a lo largo y ancho del país, como parte de la estrategia del Plan Nacional de Lectura y Escritura Leer es mi Cuento, liderada por los Ministerios de Cultura y Educación.

El lanzamiento de la nueva versión contará con la participación de Camilo Igua, Director de taller de la Reclusión Buen Pastor Bogotá; José Zuleta, Coordinador Nacional del Programa libertad bajo palabra y Olga Marina de Murcia, interna que tiene casa por cárcel y participó en una de las ediciones anteriores de la serie, acompañados por el escritor Nahum Montt, quien moderará la charla.

''Tenemos la satisfacción de haber mantenido este programa durante ocho años; cosa que no ha sido nada fácil y que nos llena de una satisfacción muy grande'', afirma José Zuleta, quien ha estado al frente del Programa libertad bajo palabra del Ministerio de Cultura en 21 cárceles del país.

''Hemos contribuido a formar personas no solo para que escriban, sino para que además sean buenos lectores, además de contribuir a construir nuevas bibliotecas y forjar nuevos lectores'', explica Zuleta con inocultable satisfacción por los notables resultados que ha obtenido el Programa. ''Estamos muy contentos y creemos que este tipo de iniciativas deben continuar'', añade el Coordinador a la par de insistir en la necesidad de contribuir y ganar nuevos espacios para la creación y el disfrute de la lectura y la escritura.

Concebido a partir de un programa piloto adelantado en cárceles de Cali, del que se publicó una primera antología, en el año 2007 el Ministerio de Cultura decide suscribir un convenio con la Red de Escritura Creativa, RELATA, y el INPEC, a partir del cual se comienzan a realizar seis talleres en diferentes cárceles del país, a los que hasta la fecha se han sumado otras instituciones carcelarias en todo el país, y del que hoy hacen parte las ciudades de Arauca, Barranquilla, Bogotá, Bucaramanga, Buenaventura, Cali, Calarcá, Cartagena, Cúcuta, Envigado, Facatativá, Itagüí, Jamundí, Leticia, Medellín, Neiva, Pamplona, Pasto, Pereira, Sincelejo y Tuluá.



La lectura

¿Qué aspectos llaman su atención en el proceso creativo de Fugas de Tinta?

Destacaría la relación con una institución tan ajena a la cultura como es el INPEC, que en virtud a sus propias funciones desde luego tiene otras prioridades. De tal manera que haber sensibilizado a quienes tienen a su cargo la custodia de otras personas para hacerles entender que se trata de un proceso relevante, en procura de que aprendan a quererlo y respetarlo, ha sido muy importante. Hoy hay una realidad muy distinta a la de años atrás.

También nosotros mismos hemos aprendido a hacer mejor las convocatorias, seleccionar mejor a los integrantes de los talleres y el tipo de lecturas que puedan ser importantes para ellos, con el fin de convertirlos en mejores lectores, puesto que se trata de personas que en muchos casos han tenido dificultades hasta para terminar su educación básica primaria.

¿Cómo ha sido ese proceso de interesar a alguien por la lectura hasta llegar a apasionarlo por la literatura?

Lo primero es escoger una serie de muy buenas lecturas que incluyan temáticas relacionadas con el humor o situaciones con las que ellos mismos se puedan identificar, y en tal sentido hemos seleccionado obras literarias producidas en cárceles por muy buenos escritores, hasta que ya ellos mismos comienzan a pedir sus propios libros.

De hecho, los libros que ellos escriben son muy leídos entre la comunidad de internos, en la medida que hay un deseo por saber lo que ocurre en otras cárceles, ¿Qué cosas cuentan y a qué circunstancias se han enfrentado otras personas como ellos?

¿Cómo se teje esta red de escritores, pese a una situación tan adversa como es la de estar recluido en una cárcel?

Estas personas quieren leer los relatos de escritores como ellos: gente que sin ser escritores y estando en una cárcel son capaces de producir un texto literario. Se trata de leer a sus pares, las crónicas, cuentos y relatos que se encuentran reunidos en la colección de Fugas de Tinta: un libro que resulta ser muy apetecido y leído en todas las instituciones carcelarias.

¿Cómo son los procesos de lectura?, ¿leen en voz alta?

Durante los talleres se hacen lecturas en voz alta, pero ellos después se llevan a sus celdas algunos libros que les recomendamos y allá prefieren hacer una lectura más íntima; aunque también hemos encontrado que es frecuente el que se realicen lecturas masivas en las propias cárceles de manera espontánea, y en cárceles como las de Barranquilla o Cali es frecuente encontrar grupos de personas que se reúnen a leer en voz alta.

¿Qué leen?

A ellos les interesa leer historias relacionadas con la condición en que se encuentran, de tal manera que suele llamarles la atención lecturas relacionadas con la reclusión o que fueron escritas en la cárcel: Álvaro Mutis, Óscar Wilde, Cervantes o Alejandro Dumas, por citar algunos ejemplos. Les gustan también mucho los cuentos, por su brevedad y porque pueden leerlos en cualquier momento del día.

¿Qué tanto han incidido los fallecimientos de Gabriel García Márquez o Álvaro Mutis en el gusto o interés por estos autores?

Nosotros les presentamos una serie de autores, pero también buscamos que sean ellos mismos quienes vayan descubriendo nuevos escritores. En el caso de Álvaro Mutis, les interesa mucho una obra como el Diario de Lecumberri, desde luego; así como también llama mucho su atención El coronel no tiene quien le escriba, de Gabriel García Márquez, quizá porque su protagonista –al igual que ellos-, es una persona que también espera algo: una carta, y en el caso de ellos, la boleta de libertad.

Alguna vez en la penitenciaría de Buenaventura alguien dijo que la peor cárcel era la pobreza, y eso ilustra mejor que cualquier otra explicación la relación entre una y otra situación.

¿Qué otras obras pueden llamar la atención de personas que por una u otra razón se encuentran privadas de su libertad?

Nosotros les hemos ofrecido otros autores en diferentes géneros para que tengan la posibilidad de conocer otras cosas; ellos mismos escriben muchas crónicas de vida y testimonios personales, y en tal sentido buscamos que tengan un conocimiento más amplio de géneros como la crónica, el reportaje o las historias de vida, a través de autores como Christian Valencia o Alberto Salcedo.



La escritura

¿Cómo es ese otro proceso, quizá más complejo, de enseñar a escribir?

A nosotros lo que más nos importa es quitarles el miedo; de manera que lo primero que hacemos es decirles que no nos interesa si tienen buena o mala letra –allá en la cárcel sólo tienen acceso a bolígrafos y cuadernos-, o si dominan la ortografía o la gramática, porque lo importante son las historias que quieran contar.

Eso es muy importante: saber que a pesar de que lo que escriban pueda estar mal desde un punto de vista formal, eso no se les va a criticar, porque de eso no se trata el programa. Nunca haremos un comentario de carácter displicente sobre un error gramatical u ortográfico porque nos interesa que ellos cuenten y escriban sobre lo que quieran y puedan contar.

La edición del libro ya es otra cosa, pero ése es uno de los aspectos al que menos atención le prestamos, en el entendido de que es algo que debe hacerse y que ellos deben aprender a hacer, pero que no resulta esencial en esta instancia.

¿Qué tanta edición se hace de los textos definitivos para publicar en un ejemplar de Fugas de tinta?

Los cuentos, crónicas y relatos que el lector puede ver en Fugas de tinta se publican tal cual fueron escritos, porque nosotros lo único que hacemos es una corrección de carácter muy básico con relación a aspectos gramaticales y ortográficos, que resultan esenciales para la comprensión de los textos. Todo lo demás -modismos, frases inventadas o argot carcelario- se deja tal cual ha sido escrito.

¿Quiénes se destacan más en los talleres, mujeres u hombres?

Aunque la producción es pareja, las mujeres tienen mucha mayor facilidad que los hombres para contar lo que les ocurre, son más arriesgadas y tienen menos miedo.

¿Alguna obra que haya llamado particularmente su atención durante todo este tiempo?

A mí me parece que de los mejores textos que se ha logrado en todos estos años de trabajo es uno que hace parte de Fugas de Tinta 3 -Un bien que me hace mal-, porque es una historia que describe la vida de una mujer que se inyecta cocaína y recorre el país haciendo de todo: roba, se prostituye, en fin; sin embargo es una historia de una belleza y una fuerza que tiene un valor extraordinario, porque además está muy bien escrita.

Texto:
Juan Carlos Millán Guzmán
Dirección de Artes,
Ministerio de Cultura
Tel. 3424100   Ext. 1504
Cel. 311 878 67 43
jmillan@mincultura.gov.co

Fotos:
Milton Ramírez,
Ministerio de Cultura

Cerrar X
Compartir con un Amigo